domingo, 16 de mayo de 2010

vida

A regañadientes
me aferro a esa sensación abismal.

Adrenalina.