martes, 29 de enero de 2008

nada que decir

Torrente

de concavidades unánimes,

que defienden

con garras

y dientes,

a los verdes

psiquiatras,

dementes.

1 comentario:

Recontra dijo...

Entonces que no haya, carajo!