martes, 6 de enero de 2009

Diario I

Es increíble como se activa la narrativa en cuanto subo al colectivo. Es cierto que no es la primera vez que lo menciono, pero sigue sorprendiéndome. Y la mayoría de las veces, cuando vuelvo, eso queda totalmente estancado y es difícil tirar de una punta, para que se produzca de nuevo el nacimiento de ideas.
Será que los escenarios y los personajes se prestan solos a ser protagonistas. Uno no tiene que crear nada, simplemente "leerlos" y las historias se hacen solas.
Creo que hasta son interesantes y el viaje se me hace mas ameno. O tal vez sea que el viaje es tan tedioso, que indefectiblemente debo crear algo para entretenerme.
Otra cosa que he notado, mientras escribo esto, es que utilizo el masculino para escribir en modo impersonal (no se si realmente se dice así). Por ejemplo, en la frase de un poco más arriba digo "uno" en vez de "una". De hecho es algo natural. La primera vez lo escribí así, porque así lo había pensado. Luego lo borré y puse en su lugar la palabra en femenino, pero me arrepentí y la volví a poner como estaba. Mi explicación es que pienso en términos de "ser humano" y no de "femenino-masculino", aunque probablemente no se trate de eso, sino de un temor a ser subestimada por mi condición biológica. Es totalmente absurdo, pero se que esa es la respuesta.

2 comentarios:

Ary dijo...

Podría decirse que es un reflejo de la dominación patriarcal que hace que "uno" escriba así.

Aunque una podría escribir desde el unamismo y cagarse un poco en los unos.

Penny dijo...

esa no es la respuesta...