jueves, 21 de junio de 2012

Es un canto desolado


Y que tiene si me canso de mirarte?
Desquebrajados los ojos,
cuál es el caso?
Fatídico, manso,
vuelve sintonizado
de tibior humano.

A las manos
que cantan
una sola tonada
traicionera,
se mece el monoacorde
incansable.
Se hastían las vecinas,
y explotan las oficinas
que desbordan de soledades
musicales.


2 comentarios:

laia dijo...

n

la marciana dijo...

bloggeando llegué a tu blog sin saber que era el tuyo, y al rato leo "puntitos" y dije... noo, mira donde estoy! que locura!

espero que andes bien lau!
besotes